Apuesto a que todos ustedes se preguntan por qué, incluso si comienza un plan de alimentación en déficit, tu peso simplemente no baja. Y no, no es porque eres «especial», «Dios te odia» o cualquiera sea tu razón… la respuesta simple es: retención de agua.

Además de las ganancias musculares que podrían ocurrir para los principiantes. 

Lo que sucede con las células de grasa una vez que comienzas a hacer dieta es:

  1. Cuando comienzas a comer en un déficit calórico, significa que ahora estás brindando menos calorías a tu cuerpo, para que utilice sus reservas internas de energía, tus células grasas comienzan a liberar grasa por la energía «faltante» del déficit calórico.
  2. Peeero tus células grasas son MUY obstinadas, entonces primero se llenan con agua. Es como un doble control de tu cuerpo que te dice: «¿realmente quieres que libere esta preciosa energía almacenada?»

Sí, esto significa que tu peso podría fluctuar mucho e incluso subir un poco, asustarte y hacer que renuncies, pero no, ¡no lo hagas!

Sé lo frustrante que es ver que tu peso se estanque o suba cuando te estás privando, ¡pero así es como es!

Estás solo a un paso más allá de perder finalmente el peso de esa retención, lo que literalmente está como “enmascarando” tu progreso, y, finalmente, revelar todo tu trabajo de las últimas semanas.

Es decir, las células grasas de tu cuerpo no desaparecen, sólo se reducen. Pero les toma tiempo “entender” tu propósito. Las reservas de grasa para el cuerpo son sus reservas de sobrevivencia. Es energía para tu cuerpo. 

Como siempre, la CONSISTENCIA ES CLAVE. En todo.

Planes nutricionales y entrenamientos aquí