Los cambios toman tiempo…

Lleva tiempo ver los cambios en tu cuerpo: “Toma 4 semanas para que notes un cambio en tu cuerpo, 8 semanas para que tus amigos lo noten y 12 para que el resto del mundo lo vea. Date 12 semanas.” Esta frase tiene razón. Sin embargo, no te desanimes: tus entrenamientos están teniendo un GRAN impacto en el interior de tu cuerpo y comenzarán a producir los resultados que deseas en el exterior. ¡Solo tienes que empeñarte con eso!

¡Pero están sucediendo!

En este momento, tus músculos se están volviendo más fuertes y más tonificados, tu corazón y pulmones son cada vez más eficientes, y tu cerebro se está adaptando de manera positiva.

Además, tu presión arterial habrá disminuido y también lo harán tus niveles de azúcar en la sangre. Estos cambios son pequeños y no son visibles desde el exterior, ¡pero están sucediendo!

Tu cuerpo está averiguando cómo adaptarse

Relájate, tu peso podrá no haber cambiado mucho en absoluto … de hecho, ¡podrías haber ganado un poco de peso! No te preocupes, ¡estas NO son malas noticias! Cuando comienzas mis programa, te vuelves más activo, esto significa que necesitas más energía, ¡como respuesta tu cuerpo aumenta la cantidad de energía almacenada en tus músculos! ¡Esta energía se almacena como glucógeno, que es PESADA! Entonces, mientras has perdido algo de grasa, has agregado más almacenamiento de energía (lo cual es algo bueno) por lo que es posible que tu peso no haya cambiado mucho todavía.

El músculo ejercitado pesa más que la grasa pero ocupa menos espacio.

¡Este es el momento más importante!

¡Este es el momento en el que es más probable que abandones un programa de entrenamiento! El cuerpo es terco, es una máquina de sobrevivencia y adaptabilidad, pero después de algunas semanas, si persistes, se ve obligado a cambiar. ¡Esto es lo más divertido! A partir de aquí, el entrenamiento se hace más fácil (pero los entrenamientos se vuelven más difíciles para seguir evolucionando), obtienes más energía, comienzas a sentirte mejor y comienzas a notar que las cosas pequeñas están cambiando. Confía en el proceso y ¡VERÁS tus resultados!

Comer bien es más de la mitad de la batalla (60%)

Recuerda, lo que haces en el gimnasio es solo una parte del plan (20%), también debes comer de acuerdo a tu objetivo. Un buen entrenamiento puede quemar hasta 600 calorías, pero una sola rebanada de pizza te puede retrasar más si vas comenzando. Asegúrate de que tu alimentación respalde tu programa de entrenamiento y no lo anule.

Descanso (20%)

Sabías que, ¿en el descanso/recuperación es donde crecen y se reparan tus fibras musculares? No te sobreentrenes, no entrenes todos los días el mismo musculo. Dale tiempo para que tu cuerpo se recupere.

Tono muscular

Incluso si tu objetivo es perder peso, aún queremos desarrollar algo de músculo y aumentar tu tono muscular. Todo en tu cuerpo trabaja en conjunto, por lo que debemos entrenar todo tu cuerpo, y al construir cada parte del cuerpo, hacemos que las piezas del rompecabezas encajen para esculpir el cuerpo de tus sueños.