La genética es esa parte que no podemos controlar y hace que se marquen las diferencias físicas entre nosotros.

No pretendo desanimar a nadie, pero es absurdo negar que la genética o puede acelerar o disminuir el tiempo de tu progreso. Ahora también por más genética a tu favor que tengas si no hay esfuerzo, dedicación y perseverancia no habrá progresos.

Cada uno de nosotros nacemos con una genética y por lo tanto no es excusa para no dar el 100% por algo que quieres.

Muy bien, ahora veamos los factores que determinamos como genéticos.

Morfología

Hay gente que tiene predisposición genética de ser eficientes en la construcción de masa muscular (mesomorfo), otros que al estar en déficit calórico el cuerpo sin problema tomará energía del tejido adiposo en lugar de la masa muscular (hectomorfo). También hay gente que su genética no tiende a tener una partición de nutrientes óptima lo que los hace almacenar grasa más fácil que a otros(endomorfo). Pero aquí la buena noticia: el cuerpo genéticamente es más o menos hábil en lograr hacer lo que nosotros queremos que haga por medio de varios métodos de entrenamiento, cardio y alimentación. Y también que podemos estar entre dos o combinación de morfologías.

Metabolismo basal

La tasa metabólica o metabolismo basal es el gasto energético que tu cuerpo necesita hacer para mantener todas tus funciones básicas en completo reposo. Dicho de otra manera, son las calorías que el cuerpo quema por el mero hecho de estar vivo.

Hay factores que podemos controlar y otras no para hacer variar el metabolismo:

Las que no son edad, sexo, etapas de crecimiento vital y glándulas tiroides (algunos dirán que si se puede controlar la tiroides pero para mi es algo innecesario y peligroso porque puedes crearte efectos adversos e irreversibles que no valen la pena.)

Las que si podemos controlar son:

  • Cantidad de masa muscular: El músculo es un tejido que cuesta muchas calorías de mantener, por lo que una persona cuanta más masa muscular tenga más calorías gastará en reposo por el simple hecho de mantener esa masa muscular.
  • Consumo de estimulantes: cafeína, termogénicos, etc. Que quede claro que el hecho de que podamos controlar esto no significa que obligatoriamente debamos consumir esto. El uso de suplementos NO debe ser una necesidad en ningún caso.
  • Dietas altas en proteína: La proteína es el macronutriente que tiene más efecto térmico. Eso quiere decir que es el macronutriente en el que nuestro cuerpo invierte más calorías en digerir.

Velocidad de recuperación

Al entrenar, algunas personas tienen la capacidad de recuperarse más rápido, mientras que otros necesitan un descanso más largo entre los entrenamientos. En la recuperación es donde crecen los músculos. La única diferencia entre estos tipos de genética es el espacio de tiempo entre entrenamientos por grupo o parte muscular y un cuidado extra en la alimentación y suplementación.

Perfil de potencia y resistencia

Nuestros músculos se componen de fibras blancas o lentas que son aptas para entrenamientos de resistencia y altas repeticiones. Y fibras rojas o rápidas que son las aptas para entrenamientos de potencia y capaces de generar mucha fuerza pero se agotan rápido. La disposición en nuestra musculatura del tipo de fibras es variable, pues depende del grupo muscular y de la persona, es decir, que es una cuestión genética. También el tipo de entrenamiento y la edad influyen en ello en cierta medida.

No tenemos una cantidad fija de fibras musculares blancas o rojas por igual en cada musculo de nuestro cuerpo, la cantidad también varían.

Esto no debe cambiar tu objetivo deportivo, sino que debe ayudarte a entender la mejor manera de llegar a ese objetivo, mediante el aprovechamiento de tu predisposición genética. Por eso lo mejor es un entrenamiento donde se jueguen con las variables de cargas, tiempos (tempo), repeticiones, técnicas de entrenamientos, etc. Para asegurarnos de trabajar todas las fibras musculares y que nuestro cuerpo no agarre condición.

Inserciones musculares

Nuestro cuerpo genéticamente tiene unas formas musculares y unos puntos de origen e inserción que harán que nuestros músculos luzcan de determinada manera. Esas inserciones pueden causar cambios estéticos dramáticos y es algo en lo que lamentablemente nosotros no tenemos absolutamente nada que hacer. En el tema de estética y potencial de crecimiento los más favorecidos son músculos largos con puntos de inserción bajos.

LA MIOSTATINA

La miostatina es una proteína que controla y regula el tamaño de los músculos. Cuanta más miostatina tenga alguien, menor tamaño muscular podrá obtener. Y al contrario, cuanta menos miostatina tenga alguien, más masa muscular admitirá su cuerpo.

Otra vez, no es para que te desanimes, no hay nadie que cuente con todos estos puntos. Todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades. Y lo importante para desarrollar al máximo nuestro potencial y mejorar es el esfuerzo, disciplina y constancia. No hay atajos ni excusas.